lunes, 26 de septiembre de 2016

Gastronomía vietnamita, nuestros platos favoritos

Que levante la mano quien no conozca los famosos rollitos vietnamitas. No veo muchas manos y es que los rollitos hace años que nos acompañan en nuestra cocina. Pero no sólo los rollitos se han colado en las cartas de los restaurantes y cocinas españolas, el Báhn Mì, por ejemplo, un sabroso y fresco bocadillo en una baguette de pan blanco con cilantro, encurtidos y algunos rellenos como el paté, el pollo o el huevo frito causan furor en el madrileño barrio de Malasaña.

A nosotros nos ha encantado la cocina de este fantástico país. Verduras y sopas no faltan en sus cartas, variedad de pescados y por supuestos hierbas como el cilantro. Lo bueno es que como el chili y las guindillas suelen servirlos aparte, eres tú el que controla el punto de pique, salvo en algunos platos como el Pescado cocinado en hojas de platanera, que por más que le dijimos a la chica que lo queríamos suave, nos ardía la boca. 

La gastronomía vietnamita es variada e igual que en cualquier país tiene matices diferentes dependiendo de la zona. Donde más disfrutamos fue en el centro del país. Hué y Hoi An tienen especialidades locales que son una auténtica delicia y que pueden llegar a ser adictivas. La gastronomía se ha convertido en algo muy importante en esta zona del país y se han popularizado las Escuelas de Cocina, las visitas guiadas a mercados y los food tours, vamos que estábamos como peces en el agua. 

Es difícil hacer un ranking de platos, porque son muchos los que nos han gustado, pero lo vamos a intentar.

ROLLITOS 
Los comimos en todas las ciudades que visitamos porque no se elaboran igual. Los hay frescos y fritos y aunque en casa no somos de fritos, aquí los hemos disfrutado mucho. En el sur los suelen hacer más grandes y quizá con una masa algo más basta. En el centro son más pequeños y con una masa fina que cruje a cada bocado sin ser nada pringosos y en el norte son realmente crujientes. Nos gustaron mucho los de Nhà Hàng Ngon y Hoa Tuc en Ho Chi Minh City y los del restaurante Essence en Hanoi.





BROCHETAS DE TERNERA ENVUELTAS EN HOJAS DE BETEL
Está claro que la cocción al papillote es un invento. Carnes y pescados se cocinan de forma realmente jugosa, si además, los cocinas en alguna hoja que aporte su sabor sin restar protagonismo a la carne o al pescado, tienes un plato redondo. Estas brochetas, con el punto justo de picante, una salsa que suavizaba y con una jugosidad espectacular fueron todo un descubrimiento.



BÁHN BÈO
Es otra especialidad de la zona centro y es un auténtico vicio, para empezar y no parar. Son unos pequeños pasteles de arroz al vapor que se suelen cubrir con chalota y ajo fritos crujientes y con gamba fresca o seca troceada. Se acompaña con una salsa de pescado, vinagre de arroz y aceite y ¡en serio, es umami puro y duro!


BÁHN KHOÁI
Parecido al Báhn Xèo (una especie de crêpe) pero más pequeño y crujiente. Muy típico de Hué. Se hace con harina de arroz y se fríe hasta que queda crujiente por los bordes. Se rellena con trocitos de cerdo, gamba y algunos brotes de soja. Para comerlo se corta con palillos y se envuelve en brotes de mostaza frescos con rodajas de pepino e higo verde y se moja en salsa de cacahuete.


NEM LUI HUÉ
Son una especie de brochetas de carne picada de cerdo que en lugar de ir ensartadas en un palillo, lo hacen en lemon grass. Esto le da un toque riquísimo. Se acompañan de ensalada, hierbas frescas y noodles y para comerlas se envuelven en papel de arroz con todos los ingredientes y se mojan en una salsa de cacahuete que está de muerte. Aquí lo suyo es acompañar con una Bia Huda, la cerveza local.


ROSAS BLANCAS o BÁHN BAO
Un plato que además de muy laborioso y precioso está de escándalo. Estuvimos viendo cómo las elaboraban en el Vy's Market de Hoi An y era hipnótico, una pequeña obra de arte. Nos recordó un poco al Báhn Bèo. Van rellenas de gambas y suelen acompañarlas de chili, ajo y lima. Sólo hay que tener cuidado con el chili, si no eres muy de picante. Pero si pica más de la cuenta, un buen traguito de Larue, la cerveza de esta zona, ayuda seguro.



WONTONS 
Los comimos todos los días que estuvimos en Hoi An y mira que había cosas ricas, pero es que no nos podíamos resistir. Son una especie de dumplings fritos que acompañados de verduras o como estos, de piña y gambas y de una de esas salsas a las que no puedes decir no, hacen un plato sabrosísimo. 




1 comentario:

  1. Me alegra que disfrutárais como bestias, a mí me gustó también mucho. Un día comí en un restaurante local alejado del turismo y la verdad que fue muy divertido, quizás algun día lo publique... En cuanto a vuestra entrada, me parece super completa y muy divulgativa. Invita a probar todos esos platos y a perderle el miedo a lo desconocido, porque todavía hay gente que no come lo que desconoce.... ¡Qué lástima!

    ResponderEliminar