martes, 26 de noviembre de 2013

2º Concurso de la Tapa Córdoba Gastronómica

Los Concursos de Tapas últimamente proliferan como las setas en otoño y en los últimos meses son muchos los que hemos disfrutado y otros muchos a los que nos hubiese gustado poder asistir: la I Feria Gastronómica Antequera de Tapas, la II Ruta de la Tapa del Soho, la III Ruta de la Tapa Exquisita Victoria, la III Concurso de Tapas Málaga en la Mesa, la I Ruta del Vino de Ronda y la Tapa, Sevilla Capital Mundial de la Tapa... Los precios en ellos oscila desde los 2,50€ caña o quinto + tapa hasta los 4,00€ por los vinos de Ronda + tapa en Málaga o en la de Sevilla. Por esta razón nos llamó la atención que el precio del Concurso de la Tapa Córdoba Gastronómica fuese ni más ni menos que 3,00€ sólo la tapa

Los precios de las bebidas tampoco fueron precisamente baratos. Es verdad que Córdoba tiene la suerte de ser la Tierra del fabuloso Montilla-Moriles y si bien siempre intentamos disfrutarlo cuando venimos aquí, algunos de los blogueros que nos acompañaban se decantaron por beber Rioja y ¡señoras y señores! 3,15€. Vamos, que la ronda del Concurso te salía a 6,15€ si te decantabas por el vino riojano y unos 4,00-4,50€ si bebías vinos de la zona. ¡Toma clavada! 

De Córdoba tenemos buenísimos recuerdos gastronómicos. ¡Qué bien se come en esta tierra! Ese rabo de toro, el flamenquín, ese rico salmorejo, las berenjenas... Sin embargo, tenemos que decir que esta vez hemos vuelto con un sabor agridulce, no solo por la decepción que nos llevamos con algunos platos, sino también por la poca profesionalidad del servicio en algunos de los locales que visitamos.

1ª parada: Casa Pepe de la Judería. Servicio simpático y agradable. Las tapas riquísimas. Quizá el Rabo de Toro sobre Cremoso de Patatas nos sorprendió menos, no porque no estuviese bueno, que estaba fabuloso, sino porque ya lo hemos probado en otras ocasiones. Pero su Trufa de Morcilla nos sorprendió y maravilló a todos por su cremosidad, suavidad, presentación, originalidad...



2ª parada: El Churrasco. Servicio fabuloso, como siempre. Local muy agradable, que se llenó en unos minutos y sentimientos encontrados con las tapas. Espectacular el Tataki de Atún con Cremoso de Gazpacho Blanco de Piñones sobre Migas de Salmorejo. Una tapa tremendamente elaborada, muy bien presentada y llena de matices. Muy mediocre en sabor el Churrasco del Siglo XXI. Esperábamos mucho más. La presentación buena, pero el churrasco estaba frío y con poco sabor.



3ª parada: Bodega Taberna Rafaé. Aquí empezó el declive. Arrastrados por los premios del año pasado, nos acercamos hasta aquí, pero ninguna de las dos tapas despertó nuestro interés. El Flamenquín de Rabo de Toro con Crema de Níscalos no estaba crujiente y decía más bien poco y teniendo en cuenta que estamos en la tierra del Flamenquín, que te comas uno que no está bueno nos parece "Pecado Mortal". El Salteado de Setas y Hongos Silvestres con Chipirones, Reducción de Soja con Jenjibre y Toque de Trufa, muy normalito. No llegamos a encontrar todos los ingredientes que se supone que tenía. Nos pareció un salteado normalito, por usar alguno de los términos que tan de moda se han puesto "no nos emocionó". El servicio ni fú ni fá.




4ª parada: Casa Palacio Bandolero Restaurante. El peor con diferencia. Un servicio antipático que incluso pretendió darnos lecciones. Mucho nombre para tan poca clase. Íbamos dispuestos a terminar con un postre y pedimos la Mermelada de Boletus Eduris con Cremoso de Arroz con Leche y Senderuelas Confitadas (imaginamos que será un error de imprenta y se referirán al Boletus Edulis). Para acompañar un Rioja (a pesar de los sablazos que nos estaban dando) y un vino dulce. El primer problema vino por la organización que tienen. Hay que pedir la bebida a un camarero (que tardó unos diez minutos en dignarse a mirarnos y no se crean que estaban hasta la bandera) y la comida a otro. Cuando pedimos el Arroz nos dijo que no había, que el fin de semana sólo tenían la otra tapa. Primer incumplimiento del concurso. Después empezó a justificarse diciendo que habíamos pedido una cerveza (incierto, la vio allí cerca y dedujo que era nuestra) y que con una cerveza eso no pegaba. Al manifestarle nuestra indignación, comenzó a llamar a cocina pidiendo el postre y mientras nos tomábamos nuestro vino venía continuamente a justificarse torpemente. Un numerito. Al final, nos tomamos el dichoso Arroz con Leche, muy bueno y original pero con una presentación totalmente diferente a la que presentan en la foto y por supuesto totalmente deslucido por la falta de profesionalidad del camarero. No nos mereció la pena y nunca más volveremos. Una simple disculpa del estilo "Lo sentimos mucho, pero ayer se terminó y no hemos tenido tiempo" "Lo sentimos, pero podemos ofrecerle..." o ya que había metido la pata hasta arriba "Disculpe, a esta invita la casa"... En fin. Entendemos lo difícil que es el mundo de la hostelería, pero algunos piensan que te hacen un favor...

La tapa en el restaurante
La tapa en la foto del folleto

Resumen, nos encanta Córdoba y solemos disfrutar mucho aquí. El nivel gastronómico de la ciudad es muy alto, pero esta vez no nos ha gustado nada la organización de este Concurso. El precio nos parece desorbitado y lo ideal sería que las tapas las votase un jurado de incógnito en cada bar. El servicio es fundamental para disfrutar completamente de una experiencia gastronómica. 

1 comentario:

  1. Vaya, totalmente de acuerdo con vosotros, que esos precios son dignos de ciudades europeas. Por las fotos, veo también el declive que comentas, pero es que los dos primeros sitios los conozco y se puede comer bien. Los otros no. La verdad es que muchos concursos de tapas no son más que publicidad. Los buenos-buenos no necesitan concursos. Gran trabajo, gracias!

    ResponderEliminar