domingo, 21 de octubre de 2012

Decálogo para el uso de Redes Sociales

Actualizado abril 2015

Son muchos los bares y restaurantes que se animan al uso de Facebook, Twitter o Instagram. Y es que las razones para embarcarse en este mundillo son numerosas: la infinita audiencia a la que puedes llegar, su gratuidad, su simpleza, la posibilidad de mostrar la parte más humana del negocio, la facilidad para mostrar fotos de tus platos, la oportunidad de diferenciarte de otros bares y restaurantes similares...  Pero, por desgracia, no todos saben usarlo y lo que en principio puede ser una potente arma de marketing, puede terminar convirtiéndose en un poderoso enemigo si no se usa de forma adecuada.

Desde aquí y con la mejor intención vamos a escribir algunos consejillos para un uso adecuado de las redes sociales en hostelería:
  1. Crea un pequeño logotipo y una buena descripción. La estética es muy importante es estos casos y si la apariencia es "cutre" los internautas pensarán que tu negocio también lo es. 
  2. Escribe regularmente, aprovecha para anunciar las ofertas, las nuevas tapas o platos especiales para el fin de semana o para dar las gracias por la buena acogida de alguna de las iniciativas. No escribir durante semanas da una mala sensación. Tus seguidores querrán saber de ti. 
  3. Cuida la estética de las fotos que publicas. No es que necesites contratar a un fotógrafo profesional, ni mucho menos, pero intenta no presentar un plato manchado o roto... Ten en cuenta la luz. Recuerda que te está viendo todo el mundo. 
  4. Utiliza tus tuits o publicaciones para hablar exclusivamente de tu negocio o de temas relacionados con él. Los comentarios personales es mejor que los hagas desde otro perfil.
  5. No te posiciones política ni deportivamente, y menos con insultos. Piensa que tu negocio es para todos y que aunque a la mayoría le pueden dar igual tus inclinaciones, habrá quien se niegue a poner un pie en tu local por esos desafortunados comentarios. Ante todo eres un profesional de la hostelería.
  6. ¡Escribe bien! La ortografía y la sintaxis son importantes para que el mensaje llegue. Queremos dar una buena imagen del negocio. Esto no quiere decir que no se nos escape alguna falta, somos humanos.
  7. ¡No seas plasta! Tan malo es no publicar como escribir a cada rato o publicar lo mismo una y otra vez.
  8. Responde y atiende los comentarios y/o consultas que te hagan. Facebook, Twitter, Instagram... son redes "sociales" y, por tanto, requieren interacción. 
  9. Gestiona bien las opiniones negativas. No es conveniente atacar a los clientes, sino intentar averiguar el origen del comentario y, si procede, disculparse y tomar nota para el futuro. 
  10. ¡Cuidado cuando intercambies información con los clientes! Puede que a tu cliente no le guste que todos tus visitantes sepan que le has dado mesa para 4 el domingo a las 15h. Esos datos es mejor comunicarlos por un mensaje privado.
Al final estos temas requieren un poco de atención y saber moverse bien por estas páginas. Y si no, puede ser buena idea buscar a alguien que lo gestione (ese/a camarero/a jovencillo/a que aprovecha los ratos muertos para agarrar el móvil, por ejemplo, algún amigo/a o un/a especialista.)

Este artículo ha sido escrito con la ayuda de OjoVirtual, al que agradecemos su colaboración y su participación en el blog.

http://institutosise.wordpress.com/2011/11/07/

No hay comentarios:

Publicar un comentario