martes, 24 de enero de 2017

El Refugio, Zahara de los atunes

El Refugio
C/ Cerro Currita, 10 (junto a la muralla)
685 868 714
Zahara de los Atunes
Cádiz

Ahora que hace un frío de narices, mi mente quiere viajar a paraísos de playas blancas y arena fina con buena comida y poca gente. Algunos estarán pensando en el Caribe, pero cuando yo pienso en el paraíso, pienso en Zahara.

Disfrutar de Zahara es un regalo, disfrutar de Zahara en septiembre o mayo es ¡la leche! Sitio para aparcar, sitio para comer, playas con poca gente, temperatura perfecta... Si encima de los cuatro días el levante se levanta sólo el último y por la tarde, pues ya te mueres del gusto. Y es que vayamos donde vayamos en verano, siempre nos gusta volver a esta zona de Cádiz. ¡Es el paraíso!

Habíamos querido ir a El Refugio alguna que otra vez, pero en mayo siempre lo hemos encontrado cerrado y en verano se pone hasta los topes no, lo siguiente, no se reserva mesa y depende de los kilómetros que te hayas hecho playa arriba, playa abajo, apetece esperar o no. ¡Vamos, que el pasado septiembre tocó la campana y esta escapada nos salió perfecta! No sólo se fue de paseo el dichoso levante, sino que pudimos disfrutar de todos los restaurantes y bares que llevábamos en nuestra lista.

El Refugio es coqueto, nada de esos chiringuitos de playa con manteles de papel, no. Aquí se nota ese punto hippy-pijo que tienen tantos sitios de Zahara, pero la verdad que bromas a un lado, aquí lo que se come es muy bien. Producto diez, atención muy buena y una buena mano en la cocina. Abrimos boca con unas Papas Aliñás con barriga que eran gloria bendita, según nos dijo el camarero cuando le comentamos que estaban tremendas y le preguntamos que qué llevaban "ná, papas de Sanlúcar, buen atún, buen aceite" ¡Casi ná! Luego unas Rebanás de Sarda y Salsa Casiguaca, que tenéis que pedir sí o sí. Bueno, que me envalentono. Yo es que soy super fan de la Sarda y Choco Frito. Bueno no, "EL choco frito", ¡Qué bueno...! Eso sí, para la próxima prescindo del postre y pido otro platillo más. El postre, aunque muy bueno, me resultó demasiado empalagoso y en la carta había tantas cosas ricas que probar...

Algunos dirán que al lado de la playa todo sabe mejor, que en Zahara, todavía más. No sé, quizá. La cosa es que disfrutamos de un almuerzo estupendo y que yo ahora mismo me teletransportaba tan ricamente.


La carta del tesoro
Papas aliñás con barriga de atún
Tostas de sarda con salsa casiguaca
Choco frito
¡Marchando un tinto de verano!
Flan de chocolate blanco
Flan de queso y nueces

No hay comentarios:

Publicar un comentario