martes, 25 de octubre de 2016

Cafetería Laroc's, nuevo rincón en Antequera

Laroc's Cafetería-Copas
Esquina C/ Rey con C/ Los Tintes 
(frente al Colegio de Las Recoletas)
Antequera

De domingo a jueves de 8 a 20.00, viernes y sábados hasta las 4.00

A un paso de la Calle Estepa y la Plaza San Sebastián, se encuentra este nuevo espacio con numerosas opciones para desayunar, merendar, tomar una cerveza y un montadito a media mañana o tomar una copa tranquilamente. La carta es amplia: molletes, dulces, cafés, tés, chocolates... la música es agradable y la decoración invita a disfrutar de un rato agradable con los amigos o la familia. 

Una de las cosas que más nos han gustado es su amplio horario de apertura. No cierran a mediodía y abren fines de semana y festivos, lo que se agradece, porque la mayoría de las cafeterías en Antequera abren sobre las 17 y si te apetece algún dulce después de salir de tapas, no son muchas las opciones.  También está genial poder disfrutar de una copa por la noche en un sitio tranquilo. Desde el cierre de El Romano nos habíamos quedado un poco huérfanos en este sentido y ellos han abierto justo enfrente. Es verdad que El Romano no tenía dulces, pero sus mojitos de sandía y sus cafés eran difíciles de igualar.

Son pocas las semanas que lleva abierto y ya lo hemos visitado en varias ocasiones. Creemos que tiene una localización perfecta, cerca de muchos de los bares y restaurantes más céntricos; aunque eso sí, necesitarán una indicación en la esquina de Calle Lucena porque, a pesar de estar en el mismo centro, si no sabes donde está, es difícil verlo.

Les damos la bienvenida y les deseamos mucha suerte. ¡Ya tenemos otra cafetería en nuestra lista de favoritos!










martes, 18 de octubre de 2016

Restaurante Arriaga, notas vascas en Granada

Restaurante Arriaga
http://www.restaurantearriaga.com
Avenida de las Ciencias, 2
958 132 619
Granada

Cierra domingos noches y lunes

En un edificio al que los granainos apodaron "la lápida" y con unas impresionantes vistas, se encuentra el restaurante de este vasco afincado en Granada desde hace ya algunos años. El año pasado quisimos venir a sus Jornadas de Cocina Vasca, pero no pudo ser y desde entonces estaba en nuestra libreta de sueños pendientes. Elegimos un día con algo que celebrar y disfrutamos de un almuerzo fabuloso. 

El comedor es una auténtica maravilla, con dos ventanales enormes y una sola fila de mesas a cada lado, así que te sientes donde te sientes, puedes disfrutar de unas vistas fantásticas. 

Nos pusimos totalmente en sus manos y elegimos el Menú Play (60,00€) junto con el maridaje (16,00€), una opción divertida, ya que no sabes qué vas a comer. Hoy en día todo se puede averiguar y con los cientos de blogs que circulan por ahí hubiese sido fácil averiguarlo, pero no quisimos estropear la experiencia. Al comienzo os preguntan si tenéis alguna intolerancia o si hay algo que no os guste y olvidamos mencionar la manía de mi vasco con el flan y los postres de leche, así que él no disfrutó mucho el postre, pero yo me hubiese comido el suyo y el mío.

Dejarse llevar fue todo un gustazo y la buena experiencia nos ha dejado totalmente enganchados para volver y disfrutar de la parte más vasca de este restaurante. Tras el aperitivo de Salmorejo y tartar de calamar con una original cuchara que pienso buscar y comprarme ya, comenzó el espléndido Menú Degustación, un desfile de cinco platos y un postre que pude terminar por lo riquísimo que estaba, pero que dado su tamaño, tras una comida como la que habíamos hecho, fue todo un desafío. Si a eso le sumas que el café vino acompañado de pastas, comprenderás que esa noche no cenamos y al día siguiente casi no desayunamos.

Nuestros platos favoritos, sin desmerecer los demás lo más mínimo, fueron la Tostada de maíz con txangurro ¡Brutal! Una perfecta fusión de sabores y texturas. Las Setas con morro ibérico confitado, plato muy elaborado y súper sabroso. Es muy curioso el efecto de la tierra, que por supuesto no es tierra, sino miga de pan con tinta de calamar y verduras liofilizado y rehidratado. Vamos, eso que tú y ellos nos preparamos en casa un día sí y otro no ¡ja, ja! y el Dim Sum de verduras que acompañaba al Atún. ¡Qué buenísimo! Somos unos locos de los dim sum, las gyozas y otras delicias asiáticas, y este estaba de escándalo.

El maridaje, fresco y acertado, sin arriesgar demasiado en las D.O. pero sin recurrir a bodegas demasiado conocidas. Comenzamos con un Vega Real Verdejo, que maridaba de maravilla con el Carpaccio de Gamba Roja. Seguimos con Pagos de Arias Garnacha D.O. Navarra, un rosado de los que me gustan, de los que saben y de los que recuerdas. Finca Resalso 2015 de Emilio Moro acompañó las Setas y el Atún y terminamos con 1000 Azul, un Rioja de La Guardia que no será la última vez que disfrutemos.

Os dejamos el menú completo, por si os apetece y os recomendamos que lo tengáis en la recámara para cuando necesitéis celebrar algo.


- Carpaccio de gamba roja sobre escalibada aliñada, guacamole y mahonesa de maní.

- Tostada de maiz, sobre una mahonesa ligera de lima, txangurro, brotes de cilantro, lima, aguacate, rabanitos.

- Setas silvestres bajo la tierra y las hojas. Con morro ibérico confitado y cremoso de fécula.

- Taco de atun rojo de almadraba, caldo de teriyaki y dim sum de verduras.

- Rabo de toro deshuesado, papel de cebolla crujiente y patatas retté rellenas de Idiazabal.
- Flan de mascarpone, caviar de piña, pistachos verdes y tostados y sirope de arce.




Bienvenidos al paraíso
El precioso comedor
Las magníficas vistas
Carpaccio de gamba roja sobre escalibada aliñada, guacamole y mahonesa de maní 
Tostada de maiz, sobre una mahonesa ligera de lima, txangurro, brotes de cilantro, lima, aguacate, rabanitos
Setas silvestres con morro ibérico confitado y cremoso de fécula 
Dim sum de verduras
Taco de atun rojo de almadraba, caldo de teriyaki
Rabo de toro deshuesado, papel de cebolla crujiente
Patatas retté rellenas de Idiazabal
Flan de mascarpone, caviar de piña, pistachos verdes y tostados y sirope de arce
El acompañamiento del café

martes, 11 de octubre de 2016

Elegant, disfrutando en el centro de Vietnam

Elegant
29 Vo Thi Sau, Phu Hoi Ward
Hué
Vietnam (centro)

Estaba hasta los topes y había muchos turistas, algo que no siempre es bueno. Prefiero ver a muchos vietnamitas, pero no teníamos mucha hambre y estábamos cansados, así que nos pareció bien para picar algo. Finalmente fue un acierto. El servicio es súper amable, te recomiendan, te ayudan a elegir, celebran mucho que te gusten sus platos y fueron tan majos que nos explicaron cómo había que comerlos y cómo los elaboraban. Vamos cargaditos de recetas, ahora sólo nos falta encontrar los ingredientes, jaja. También tuvimos una agradable charla sobre las diferencias en el país, comida más dulce en el sur y más picante en el norte. Probablemente tengan que ver las diferencias de temperatura. 

En Vietnam, a no ser que les digas lo contrario, suelen servir todos los platos a la vez, para que los comensales los vayan compartiendo y eso hicimos. Los dos que tomamos nos parecieron perfectos para esto.

Nem lui Hué, unas brochetas de carne picada de cerdo que van trinchadas en lemongrass. Para comerlas se coge una hoja de papel de arroz, se añaden algunas hierbas frescas, fideos y se envuelve. Luego se moja en la salsa de cacahuete y ¡disfrutas como un enano!

Báhn bèo, ¡ohhhh, qué vicio! Y es un plato tan bonito...  Nos recordó a las Rosas Blancas de Hoi An, pero sin tanto trabajo. Son unas mini mini tortitas que se hacen con agua de arroz y que van cubiertas de cebolleta y ajo muy doraditos. Luego se acompañan de salsa de pescado con limón y chili. No os imagináis como entran con la cerveza. Es un aperitivo perfecto. 

La gastronomía y mezclarse con la gente son dos de las cosas que más disfrutamos de nuestros viajes. Hablar, preguntar, probar... ¡Hay que lanzarse! ¿No crees?




martes, 4 de octubre de 2016

Lac Thien, abriendo cervezas a lo "Bruce Lee"

Lac Thien 
6 Dinh Hoang
Hué
Vietnam (Centro)


Dicen que la auténtica comida vietnamita está en la calle y probablemente sea verdad, pero no todos los estómagos están preparados para lo que se cocina en algunas esquinas del país vietnamita. Una regla que no falla es ver si hay sentada mucha gente, en ese caso, el "puestecillo" es bueno. Pero si eres un poco tiquismiquis y quieres probarla sin ir a los típicos restaurantes para turistas, existen algunas alternativas intermedias. 

Lac Thien no es sólo un restaurante, es un espectáculo; es el Vietnam amable, divertido y diversificado. ¿Que por qué "diversificado"? Pues porque esta mujer lo mismo te cocina unos rollitos, que te aconseja rutas, te alquila una moto o te lleva a que te den un masaje. El restaurante lo lleva una familia de sordomudos y cuenta con otros dos en la ciudad. Cuidado cuando vayáis porque en la misma calle hay, aprovechando el tirón de este, hay varios con nombres iguales o parecidos, algo que es muy habitual en Vietnam. 

Las risas empiezan con la cerveza. Aquí las cervezas no se abren con abridor, ¡no! Se abren con un trozo de madera al que le han clavado un clavo en la punta y a lo Bruce Lee, es parte del espectáculo. Luego, muy amablemente te regalan uno igual al que le escriben la fecha de tu visita. Una turistada simpática que tenemos en nuestra maleta. Estando allí llegó una pareja de australianos que lo visitaba por tercera vez, la primera en 2002. Venían con sus "abridores" de las visitas anteriores, ¡qué ilusión les hizo! ¡Cuánto lo celebraron!

Si no sabes cómo comer algo, no te preocupes. Ya llega ella y te lo explica con más risas de por medio. Aprovechamos para probar el Bun Bo Hué, una riquísima sopa un poco más especiada que el Pho que lleva fideos, tiras de ternera y unas albondiguillas que están para ponerle un piso. Celebramos mucho el Báhn Khoái, una especialidad local parecida al Bán Xéo, pero mucho más crujiente y que se come partiendo trocitos con los palillos  y mezclándolos en el tazón con brotes de mostaza, con hojas de hierbas frescas, pepino, higos verdes y salsa de cacahuete. Y nos sorprendió el Mì Xào Gìon Tôm, langostinos salteados con verduras, fideos fritos y la archiconocida salsa de pescado. Una mezcla fantástica. 


No esperes lujos, ni aire acondicionado, ni pijotadas; aquí tendrás buena comida, un buen rato, buenos consejos y comerás por menos de 5€ por cabeza. La cerveza local, Huda, de 75 cl no llegaba a los 70 céntimos de euro y los platos entre 1€ y 2€. 

Huda, la cerveza local 
¡Todo al centro! ¡A comer! 
Báhn Khoái
Bun Bo Hué 
Báhn Khoái, listo para comer
Mì Xào Gìon Tôm