martes, 4 de octubre de 2016

Lac Thien, abriendo cervezas a lo "Bruce Lee"

Lac Thien 
6 Dinh Hoang
Hué
Vietnam (Centro)


Dicen que la auténtica comida vietnamita está en la calle y probablemente sea verdad, pero no todos los estómagos están preparados para lo que se cocina en algunas esquinas del país vietnamita. Una regla que no falla es ver si hay sentada mucha gente, en ese caso, el "puestecillo" es bueno. Pero si eres un poco tiquismiquis y quieres probarla sin ir a los típicos restaurantes para turistas, existen algunas alternativas intermedias. 

Lac Thien no es sólo un restaurante, es un espectáculo; es el Vietnam amable, divertido y diversificado. ¿Que por qué "diversificado"? Pues porque esta mujer lo mismo te cocina unos rollitos, que te aconseja rutas, te alquila una moto o te lleva a que te den un masaje. El restaurante lo lleva una familia de sordomudos y cuenta con otros dos en la ciudad. Cuidado cuando vayáis porque en la misma calle hay, aprovechando el tirón de este, hay varios con nombres iguales o parecidos, algo que es muy habitual en Vietnam. 

Las risas empiezan con la cerveza. Aquí las cervezas no se abren con abridor, ¡no! Se abren con un trozo de madera al que le han clavado un clavo en la punta y a lo Bruce Lee, es parte del espectáculo. Luego, muy amablemente te regalan uno igual al que le escriben la fecha de tu visita. Una turistada simpática que tenemos en nuestra maleta. Estando allí llegó una pareja de australianos que lo visitaba por tercera vez, la primera en 2002. Venían con sus "abridores" de las visitas anteriores, ¡qué ilusión les hizo! ¡Cuánto lo celebraron!

Si no sabes cómo comer algo, no te preocupes. Ya llega ella y te lo explica con más risas de por medio. Aprovechamos para probar el Bun Bo Hué, una riquísima sopa un poco más especiada que el Pho que lleva fideos, tiras de ternera y unas albondiguillas que están para ponerle un piso. Celebramos mucho el Báhn Khoái, una especialidad local parecida al Bán Xéo, pero mucho más crujiente y que se come partiendo trocitos con los palillos  y mezclándolos en el tazón con brotes de mostaza, con hojas de hierbas frescas, pepino, higos verdes y salsa de cacahuete. Y nos sorprendió el Mì Xào Gìon Tôm, langostinos salteados con verduras, fideos fritos y la archiconocida salsa de pescado. Una mezcla fantástica. 


No esperes lujos, ni aire acondicionado, ni pijotadas; aquí tendrás buena comida, un buen rato, buenos consejos y comerás por menos de 5€ por cabeza. La cerveza local, Huda, de 75 cl no llegaba a los 70 céntimos de euro y los platos entre 1€ y 2€. 

Huda, la cerveza local 
¡Todo al centro! ¡A comer! 
Báhn Khoái
Bun Bo Hué 
Báhn Khoái, listo para comer
Mì Xào Gìon Tôm


No hay comentarios:

Publicar un comentario