viernes, 30 de octubre de 2015

Amona Maria delicatessen

Amona María delicatessen
www.amonamaria.com
943 140 405
Getaria
(Guipúzcoa)

Getaria es sinónimo de parrillas, txakoli y buenas conservas. Hay quien dice que ir a un bar a que te pongan unas latas no tiene ninguna gracia y podría darles la razón, pero no se la voy a dar. Hay "latas" y "LATAS" y las que te sirven aquí bien merecen un peregrinaje, no ya solo porque están para ponerles un piso, sino porque no es comparable comerlas en casa con el placer que supone sentarse en una terraza de Getaria con el olor a mar, el puerto delante de tus ojos y la compañía de unos buenos amigos. 

Para nuestro deleite nos zampamos un Verdel Ahumado de Conservas Nardín, finísimo, un producto que nos conquistó a todos y del que nos hemos enamorado. Unas riquísimas Zamburriñas, una sabrosísima Ventresca y ¿cómo no? unas extraordinarias Antxoas. Para regarlo todo aquí no se puede pedir otra cosa que no sea Txakolí, en este caso Aguerre. Las notas acidas de este vino maridan de miedo con las conservas y el olor a mar...

Si Getaria os queda muy lejos, entrad en su web online y haced algún pedido de verdel, seguro que nos lo agradecéis. 



viernes, 23 de octubre de 2015

Valvatida, Cocina Rural

Valvatida
Juan Relinque, 3
669 719 129
Vejer de la Frontera
Cádiz

De 13.00 a 16.00 y de 20.00 a 00.00

Una de las sorpresas más agradables de nuestra última escapada a tierras gaditanas fue encontrar por casualidad este pequeño gran restaurante en medio de uno de los pueblos más bonitos de Andalucía. Su carta es cortita, pero taaan sabrosa. Ingredientes de mucha calidad, producto mayoritariamente local, un guiño a los vinos de la zona y un personal muy atento, nos hicieron sentir como en el salón de casa. Y es que realmente parece un salón. Decorado de manera coqueta y con muy, muy pocas mesas. ¡No quiero pensar lo difícil que tiene que ser conseguir mesa en el mes de agosto!

Nos gustó su declaración de intenciones, que lees nada más ojear la carta, "Cocina rural", de producto, de proximidad, "de regreso a la tierra". Mucho en esta época de "esferificaciones" sin sentido o de productos lejanos... Y no es que no nos guste eso, al contrario, bien elaborado y en su contexto es fantástico, pero cuando eso se hace olvidando el producto, olvidando las raíces...

Nos gustó su ensalada de Atún picante, quizá no muy picante, pero permitiendo al atún mostrar todo su sabor. Nos encantaron las Empanadillas de setas y parmesano, muuucho. Me hubiese llevado un tupper a casa. ¡Riquísima la Tempura de verduras y gambas! ¡Verduras de verdad! ¡Emocionante! y disfrutamos como enanos con el Entrecot de ternera retinta, acompañado de unas verduras tan ricas que le hacía compentencia a nuestra amiga la vaca. 

Una pena que no nos quedase sitio para el postre y que sólo pudiésemos tomar alguna copa de vino porque nos esperaba el coche, pero lo tenemos anotado para nuestra próxima visita a Vejer o alrededores. Esta pequeña cocina va a ser grande, sin duda. 


Toda una declaración de intenciones 
Empanadillas de setas y parmesano
Ensalada de atún picante
Tempura de verduras y gambas con mahonesa de soja
Entrecot de ternera retinta a la parrilla con guarnición 
El salón de casa
Detalles marinos

viernes, 16 de octubre de 2015

Cervecería Calsberg

Calsberg
http://www.visitcalsberg.com
Ny Carlsberg Vej 100
Copenhague

De lunes a domingo de 10.00 a 17.00 (1 mayo - 30 septiembre)
De martes a domingo de 10.00 a 17.00 (1 octubre - 30 abril)


Si sois aficionados a la gastronomía, os pasará como a nosotros, que siempre que visitamos una ciudad, hay varias visitas que no nos perdemos por nada: mercados, bodegas y fábricas de cerveza o de algún producto local típico. Y esta ocasión no iba a ser menos. 

Llegamos con pocas expectativas, ya que después de visitar la Fábrica Guinness pocos meses antes, no queríamos hacernos muchas ilusiones. Sin embargo, fue una visita agradable. Carlsberg es toda una institución en el país. Fundada en 1847, sus instalaciones ofrecen una gran oportunidad de conocer aspectos de la vida cotidiana danesa del siglo XIX. Aunque está un poco alejada del centro, es fácil llegar en autobus. ¡No te asustes al llegar al barrio, todo en obras! De aquí surgirá el nuevo proyecto Carlsberg, que promete mucho.

Si el día acompaña, puedes disfrutar de algo sencillo para acompañar las cervezas a las que te invitan con la entrada. Si no es así, podrás hacerlo en el comedor. Nosotros tomamos unos Smørrebrød de salmón y pollo que nos encantaron. Eso de tomar buen pan tostado en la parrilla es dificil de superar... Con el estómago lleno y una buena Carlsberg en la mano comenzamos la visita. Si hablas inglés, te recomendamos que hagas la visita guiada. Aprenderás muchos detalles de la vida de la capital danesa y de la familia Jacobsen: rivalidades padre-hijo, interés por la cultura, apoyo a la comunidad científica... 

No te puedes perder la mayor colección de cervezas del mundo, casi 17.000 expuestas, aunque la colección alcanza las 22.000, ni la Puerta de los Elefantes, encargada por Carl Jacobsen y con la inicial de los nombres de sus hijos en cada uno de los gigantes animales. Si te fijas, verás una esvástica en los elefantes y en las antiguas etiquetas. Ésta fue usada como símbolo desde 1881, pero cuando los nazis comenzaron a usarlo, cambiaron las etiquetas para evitar que los asociaran. 

Si te apetece hacer una cata dirigida, puedes hacerlo a las 14.00 y a las 16.00. Skål!



Entrada (sin visita guiada) incluida en la Copenhague Card
Visita guiada: unos 6,00
La forma más fácil de llegar es coger el autobús Carlsberg (de mayo a septiembre) en el Hotel Royal (Vesterbrogade, 6) a las 12.00, 13.00, 14.00 y 15.00


Cervezas en el patio
Smørrebrød de pollo
Smørrebrød de salmón
Colección de cervezas
La famosa entrada de elefantes
Bar y sala de catas
Algunas botellas de la marca
La colección
Nuestras cervezas en el agradable bar

viernes, 9 de octubre de 2015

Brass 27

Brass 27
http://www.brass27.com
Licenciado Poza, 27
944 275 455

De lunes a viernes de 9.00 a 1.00 Sábados de 9.00 a 2.00 Domingos de 10.00 a 1.00

Actualizado diciembre 2015

Brass es un local muy de estética neoyorquina situado en Licenciado Poza con muchos detalles, como la bonita carta, en forma de revista. 

Una entrada muy larga y estrecha que da lugar a una pequeña zona de comedor con cinco mesas no muy grandes. Sirven brunch los sábados y domingos de 10.00 a 14.00. En nuestras visitas siempre hemos directamente al ataque de los pintxos, que están estupendos. De hecho, ni nos acordamos de fotografiar la rica Tortilla de Patatas. Estupendo el Tataki de atún rojo con guacamole, de lo más rico que probamos estos días y la Tosta de atún y anchoas. El pan de semillas está buenísimo y le da un toque diferente al que suelen utilizar en la mayoría de los bares. Tampoco está nada mal el de Salmón con queso crema y falso caviar, un pintxo generoso con un salmón, que sin ser casero, está bastante rico.

Muy buenos los tés y cafés y la variedad de desayunos, uno diferente para cada día de la semana, para que no te aburras. 

El servicio es correcto, aunque un pelín lento, o al menos algo más lento de lo que se acostumbra en esta zona. Nos gusta eso de llegar a media mañana, sentarte en la zona que mira a la calle, abrir tu ordenador y trabajar un rato o planear tus visitas turísticas. Tiene un toque muy cosmopolita.










viernes, 2 de octubre de 2015

Mikkeller Bar

Mikkeller Bar
http://mikkeller.dk/
Viktoriagade 8, B-C
Copenhague

A veces bromeamos soñando con nuestro barrio ideal en el que por supuesto estarían El Campero de Barbate, el Restaurante Txurruka de Soraluze, el Borda Berri de San Sebastián, los Diamantes de Granada o alguna de las tabernas más auténticas de Sanlúcar de Barrameda. Pues en ese barrio también pondríamos la cervecería Mikkeller

El local es pequeño, con esa estética hipster (eso de hippy, pero arregladito) que se ha puesto tan de moda en el barrio de Vesterbro y con buena música.  Con veinte grifos de cerveza artesana a precios nada económicos (unos 6,00€ el vaso pequeño y 10,00€ el grande, pero ¿es que hay algo económico para un español medio en esta ciudad?) y con un servicio atento y paciente. 

Así a simple vista diréis, ¿y eso es para tanto? Pues sí. Tiene un ambiente mágico y si no sabes qué cerveza pedir, te aconsejan muy amablemente dependiendo de tus gustos. Te dejan probar la cerveza antes por si no te gusta y prefieres cambiar. También tienes pequeños aperitivos para acompañar la bebida, aunque casi todo el mundo viene a beber y si prefieres una comida más formal, tienen un restaurante algo más abajo en la misma calle. 

También hay otras Mikkeller repartidas por la ciudad e incluso en Tokio, Bangkok o San Francisco; pero esta es la primera, la original y auténtica. ¿Quién le iba a decir a este profesor de física y matemáticas que cuando empezó experiementando en la cocina de su casa hace ya casi diez años se iba a convertir en todo un gurú de la cerveza artesanal? ¡Pues sí, ahí está y para mucho tiempo!