viernes, 25 de septiembre de 2015

Sidrería El Polesu (Casa Pinín)

Sidrería El Polesu (Casa Pinín)
Calle Ángel Tarano, 3
985 947 584
Cangas de Onís
Asturias

Asturias huele a sidra. Si habéis estado en esta preciosa comunidad sabéis de lo que os hablo. Camareros escanciando sidra en las numerosas sidrerías de cada pueblo, cuadrillas de amigos charlando con una buena botella, ferias, concursos... Es inevitable venir por aquí y no engancharse a esta bebida que conquista.

Con ese objetivo nos acercamos a la Sidrería El Polesu y descubrimos un tesoro en su interior, un precioso llagar, perfectamente conservado, en el que poder degustar su rica comida casera y su sidra. La sidra y la carta es la misma que en la terraza y en la zona del bar, pero en este precioso entorno sabe mucho mejor. Si te apetece cenar en el llagar tienes que esperar mesa, pero no suele tardar en haber una libre y mientras puedes tomar algo en la barra. 

Nosotros probamos sus tapas de Chorizo picante (2,50€), los riquísimos quesos Gamoneu (5,00€) y Ahumau de Pría (3,50€), un sabroso Salteado de mollejas de lechal con setas y cebolla pochada (8,00) y unos estupendos Tacos de solomillo con pimientos (8,00€). Tampoco estaban nada mal los Pimientos del Padrón, en su punto perfecto y con el toque clave de sal (5,00€). Nos decepcionó un poco la Tortilla de Bacalao (6,00€), bastante seca. Nada que ver con el jugosísimo Revuelto de bonito con queso (7,50€) y el buenísimo Torto relleno de crema de queso y manzana (2,50€).

La verdad es que pasamos por aquí varias veces en nuestras vacaciones porque nos conquistó la magia del llagar, el buen hacer de sus camareros y su cocina sencilla y sabrosa. Si estás aquí en tus vacaciones, no olvides hacerles una visita, seguro que disfrutas de un buen rato. 

A la rica sidra
¿Un culin?
Chorizo picante
Queso Ahumau de Pria
Tortilla de bacalao
Revuelto de bonito y queso
Torto relleno de crema de queso y manzana
Pimientos del Padrón
Mollejas de lechal con setas y cebolla pochada
Queso Gamoneu 
Tacos de solomillo con pimientos
El interior del llagar
Escanciando la sidra





viernes, 18 de septiembre de 2015

Corinto y Oro, Bilbao

Corinto y Oro
http://corintoyoro.es
Maestro García Rivero, 3
Bilbao

Sábado de julio en Bilbao. Escapada de chicas. Yo con mi lista de Evernote y mira por donde un sitio cerrado detrás de otro, así que me dejo de historias, me acuerdo de que en la recepción del hotel nos habían recomendado esta calle y nos dejamos llevar por nuestro olfato y por el fantástico local que tienen en Corinto y Oro y ¡bingo! No nos equivocamos.

Empezamos con un zurito (cerveza pequeña) y una riquísima gilda. Podías elegir entre las clásicas y las que nosotros tomamos, con un toquecito picante. ¡Qué buenas! No puedo resistirme a las gildas cuando estoy en el País Vasco. Luego nos sentamos tranquilamente con un vino y decidimos tomar alguno de los pintxos calientes. ¡Acierto de nuevo! Buenísimo Risotto de hongos y para llorar la Crema de hongos con huevo poché. Dos pintxos muy generosos que nos impidieron seguir comiendo más porque ya era el tercer bar que visitábamos. 

La pena fue que no nos explicaron nada del principal atractivo del bar y cuando lo vimos ya nos íbamos. Aquí lo fantástico son unas máquinas expendedoras de vino en las que mediante una tarjeta que pagas en la barra puedes seleccionar el vino que te apetece. También puedes elegir la cantidad que quieres de cada uno. La iniciativa nos parece estupenda porque tenían vinos que no te abrirían en ningun bar para servirte una simple copa y aquí al conservarlos al vacío, pueden permitírselo.

Nos quedamos con ganas de volver y con la sensación de haber disfrutado de un rato estupendo, así que nos lo guardamos para la proóxima. 


Gildas
Crema de hongos, huevo poché y picadillo de ibérico
Máquinas expendedoras de vino
Risotto de hongos al parmesano
Muy rico el pan
Detalle de la entrada

viernes, 11 de septiembre de 2015

Papirøen, comida callejera en Copenhague

Papirøen
http://copenhagenstreetfood.dk
Trangravsvej 14, 7/8
Copenhague
(Dinamarca)

De lunes a sábados de 12.00 a 22.00. Domingos de 12.00 a 20.00. Cafés desde las 11.00

En un antiguo almacén industrial que servía para el almacenamiento de papel, con una estética de lo más nórdica y muy cerca del Noma, Papirøen se oferta como una atractiva opción para pasar un buen rato y comer en Copenhague sin arruinarte. 

Inaugurado en la primavera de 2014 y muy concienciados con la calidad y la sostenibilidad mediomabiental, Papirøen está lleno de palés de madera, viejos contenedores reconvertidos en restaurantes, velas, numerosas hamacas en el exterior para disfrutar los días de sol y food trucks de todos los estilos. 

Comida colombiana, francesa, japonesa, danesa, italiana... se oferta en este espacio que nos conquistó por su gran ambiente y en el que estuvimos apurando hasta el último minuto en la capital danesa. Nos encantaron los Summer Rolls del Juice Bar y disfrutamos como enanos con las Patatas belgas de Copper and Wheat. Los precios de la comida son comedidos, para ser Copenhague, pero los de la bebida son más o menos como en toda la ciudad. Para que os hagais una idea: cerveza 7,00€, Patatas fritas 5,00€, Summer Rolls 13,00€. 

Lo mejor de todo es probar en varios puestos y si el tiempo acompaña, terminar al sol en una de las cómodas tumbonas en el exterior, disfrutando de una fantástica estampa de la ciudad y quizá de alguno de los eventos musicales que organizan a lo largo del año.

















viernes, 4 de septiembre de 2015

Gaztandegi, el templo del queso

Gaztandegi
Maestro García Rivero, 10
Bilbao

Milhojas de queso idiazabal con nueces y miel, Creppes de queso con hongos y pimientos del piquillo, Hojaldre relleno de crema de queso con bonito y anchoa, Gratinado de Bacalao... ¿Algo raro? ¿Que hay mucho queso? Pues eso no es nada. Para los amantes del queso, curiosines, y glotones en general, ¡este es el paraiso! Un bar en el que el queso es el protagonista indiscutible y en el que combinaciones muy acertadas alegran el paladar de los muy queseros o de los que como yo, se aproximan a este mundo de puntillas, como mucha curiosidad y pensando en cómo es posible haber odiado el queso hasta hace bien poco.

Tienen buen surtido de vinos y una pequeña zona de tienda para disfrutar en casa tranquilamente. El bar es bastante pequeño, así que en ocasiones puede llegar a ser un poco agobiante; pero la variedad y especialidad merecen la pena. 

Para los que no sois muy amantes del queso, tranquilos, hay algunos pintxos ricos para vosotros como el buenísimo Salmón con guindilla que me zampé; eso sí, el olorcillo a queso llega desde fuera, así que vete preparando.

Hojaldre relleno de crema de queso con bonito y anchoa
Salmón y guindilla
Gratinado de bacalao
La barra