domingo, 11 de mayo de 2014

Salazones, conservas y ahumados Herpac - Barbate

Salazones, conservas y ahumados Herpac
http://www.herpac.com/
Polígono Industrial El Olivar, s/n
956 43 13 76 / 956 431 908 / 956 430 746
herpac@herpac.com / calidad2@herpac.com
Barbate
Cádiz

Ningún enamorado del atún y la buena gastronomía debería perderse esta visita. Disfrutamos y aprendimos muchísimo con ella gracias al buen hacer de José María Vázquez, director comercial y encargado de marketing y comunicación de esta empresa familiar.

Tras colocarnos batas, gorros y patucos de plástico comenzamos la aventura. La visita comienza en la zona de recepción de pescado donde llegan los grandes contenedores que posteriormente son distribuidos a los congeladores y tras disfrutar del arte del ronqueo, de conocer los distintos cortes del atún, del proceso de ahumar y de hacer salazones, de cómo se enlatan... llegamos a una rica degustación de productos y a la tienda, donde no pudimos evitar comprar varias delicias.

A lo largo de la visita conocimos datos muy interesantes como por ejemplo cómo comprar una buena lata de atún. Es fundamental que aparezca la especie enlatada: Thunnus thynnus (atún rojo) Thunnus albacares (atún claro o de aleta amarilla). Si no aparece, quiere decir que la empresa enlata distintas clases de atún de manera conjunta. También debemos atender a su procedencia: los atunes pescados en el atlántico contienen menor cantidad de metales pesados y por último debemos mirar la diferencia entre el peso neto y peso escurrido. Es importante que esta sea poca, ya que en caso contrario podemos encontrarnos con una lata con gran cantidad de aceite y poco producto.

También descubrimos algo interesante como que lo ideal es envasar el producto con aceite de girasol o aceite de oliva muy suave que no le reste sabor al producto. Posteriormente, cuando lo abramos en casa, podremos añadirle un buen aceite de oliva. Otra razón para hacer esto en el caso de las semiconservas es que estas se deben conservar en frío y el aceite de oliva se convierte en una especie de manteca cuando se refrigera lo que en el caso de bares y restaurantes por ejemplo, dificulta la identificación del producto.

Y algo muy curioso es saber que la lata, siempre que no esté abollada o dañada será mejor cuanto más cercana esté a la fecha de consumo preferente o caducidad porque los sabores habrán madurado durante más tiempo y se habrán asentado.

Con todo esto os invitamos a que os acerquéis a esta empresa y disfrutéis de este maravilloso mundo. No olvidéis reservar con unos días de antelación para evitar sorpresas.









Precio de la visita: 3






4 comentarios:

  1. Gran reportaje, lleno de datos interesantes y fotos chulas. Para el 23 de mayo estaré en el laboratorio de los sabores y además habrá Málaga food and wine festival.

    ResponderEliminar
  2. Laboratorio te va a encantar y esperamos que Málaga también.

    ResponderEliminar
  3. Visité la planta y fue exactamente como cuentas. Genial. Pronto haré yo mi entrada, pero no tendrá tantos datos técnicos ni tanta veracidad como la tuya. Pienso hacerla un poco más gore... a ver cómo sale.

    ResponderEliminar
  4. jajaja Estoy deseando leer la entrada, Oriol. Ya me la puedo imaginar.

    ResponderEliminar