jueves, 3 de enero de 2013

El Juevintxo

Si oyes Juevintxo piensas que te están hablando de un bar o de una calle, pero no. El Juevintxo es una iniciativa de los hosteleros de Pamplona, principalmente de la calle Estafeta, para fomentar la salida y el consumo: vino + pintxo 2,00€. 

La calidad de los pinchos no nos gustó mucho, exceptuando dos locales a los que volvimos al día siguiente y el vino era bastante malete, excepto en uno de los locales. Lo que nos pareció increíble fue el ambiente, ¡impresionante! Muchísima gente, bastante rapidez en el servicio y las calles y bares "a reventar" desde las 19.00, algo más que sorprendente si lo comparamos con Antequera. Como iniciativa es fantástica, pero deben mejorar la calidad de algunos locales. Sinceramente, bajar los precios y la calidad, no es la solución. Hay que bajar los precios, pero sin que la calidad se vea perjudicada.

A continuación os detallamos nuestra ruta:

1ª parada: Casa Otano (C/ San Nicolás, 5): Tosta de Verduras, Jamón y Queso; Brick Crujiente de Morcilla y Tortilla de Patatas. Ambiente estupendo, servicio genial, pintxos muy buenos y el vino, nada mal. Fue el único caldo decente que bebimos esa noche. También nos gustó que podíamos pedir cualquier pintxo de las tablas, mientras que en otros sitios solo te dejaban pedir los más sencillos que tenían en la barra.


2ª parada: Mesón Pirineo (C/ Estafeta, 41): Tosta de Salmón y Crujiente de Verduras. Bonito local, servicio eficiente, pintxos muy buenos, vino normalito.



3ª parada: Chez Belagua (C/ Estafeta, 49): Chistorra con Seta y Crêpe de Pollo. Ambiente tremendo, camareros desbordados, vino imbebible y pintxos mediocres. El pollo estaba sequísimo y la masa del crêpe era malísima. Tampoco te dejaban pedir el pintxo que querías, solo los que tenían en la barra.


4ª parada: Okapi (C/ Estafeta, 52): Tosta de Verduras y de Salmón. Llenito, parece que aquí lo que tenía éxito era el Risotto, pero ya estábamos terminando nuestros pinchos cuando los sacaron. Creo que aquí nos topamos con la camarera más borde de todo nuestro viaje. ¡Madre mía! ¡Qué cara, qué modos! Los pinchos y los vinos eran muy reguleros.



5ª parada: Bodegón Sarriá (C/ Estafeta, 50): Virutas de Serrano. ¡Riquísimas las tostas! El vino malillo también. Buen precio los jueves, pero si vuelves otro día prepara la cartera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario