miércoles, 8 de julio de 2009

Blue Bar Café

Blue Bar Café
Plac Solny 8/9
http://www.bluebarcafe.pl/

Wroclaw / Brelavia (Polonia)

Este coqueto bar situado en la preciosa Plaza Solny es uno de nuestros favoritos para desayunar. Su amplia carta es perfecta para reponer fuerzas tras un viernes o un sábado de "marcha" o para un "brunch" antes de caminar por la ciudad. Desde un clásico desayuno inglés con sus salchichas, bacon, huevos y tostadas hasta un sabroso desayuno francés con croissant y baguette, pasando por uno polaco, americano o uno a base de cerelaes, yogurt y zumo para mantener la línea, se pueden elegir de una carta que también ofrece estupendos sandwiches y crepes para picar a mediodía, dulces para la tarde y copas a la noche. Vamos, que es un sitio de lo más completito.

Yo os recomendaría el desayuno francés y para merendar o de postre un apfelstrudel, pastel de manzana típico del sur de Alemania y de Austria, que aquí preparan con un toque riquísimo y con una salsa de vainilla que hace las delicias de los más golosos.


Desayuno polaco

martes, 7 de julio de 2009

Soul Café

Soul Café
Plac Solny, 4
Wroclaw / Breslavia (Polonia)

El domingo tocaba desayunar en la calle. El Blue Bar Café, en Plac Solny es uno de nuestros favoritos para estos menesteres, pero estaba cerrado, así que nos dirigimos a la esquina de la plaza para tomar un sabroso desayuno en esta cafetería que tampoco está nada mal.


Los sábados suelen tener tostaditas con diferentes tipos de tortillas, vamos lo más parecido a un pintxo que puedes encontrar por aquí y con un cafelito está estupendo.


Cuando salen los primeros rallos de sol en Polonia es como una carrera para cogerlos, así que tu café, tu tostadita y tu periódico y desayunas como un rey.

Pero hay otra cosa que en Polonia es deliciosa: ¡los dulces! Como era domingo, me permití un capricho: este magnífico pastel de nata y fresa, muuuy recomendable.




lunes, 6 de julio de 2009

Przystań Restauracja

Przystań Restauracja
księcia Witolda 2
Wroclaw / Breslavia (Polonia)

El pasado viernes, recién llegadita a Polonia, disfrutamos de una noche estupenda en este local. Lo mejor de este restaurante son sus vistas. Si hace un buen día, no dudéis en pedir una mesa fuera para poder disfrutar de la fachada de la Universidad reflejada en el río, ¡una maravilla!

El servicio no está mal, la atmósfera es muy romántica, sobre todo por la noche y la comida está muuuuy rica. La pasta está buenísima, buena carta de vinos y los postres son una locura. Nosotros tomamos un pastelito de chocolate que por dentro tenía chocolate caliente, ¡una auténtica delicia! Os dejo unas fotos.

Vistas desde la terraza del restaurante

Postre de chocolate